jueves, 28 de agosto de 2008

Cosas hechas y por hacer

Aquí les dejo una media chapuza presentación de cosas que hecho y algunas que quiero hacer. También salen algunos/as amigos/as con los que las he vivido y/o querría vivir las cosas que me quedan. La canción me encanta ;)


¿quién se viene?

lunes, 25 de agosto de 2008

De vuelta de Güi güi

De vuelta de Güigüi
Al fin llegó el día en que fuimos a Güi güi. Salimos temprano, pero de Las Palmas G.C. a Tasartico son 115 kms aprox., así que llegamos a las 9:00 am al punto de salida. Así y todo, era buena hora para comenzar.

La salida comienza pasando el pueblo, después de pasar dos invernaderos por el margen derecho. El camino no tiene pérdida, una vez que lo empezamos sólo hay que seguirlo hasta la playa. La subida se pega bastante con lo cual hay que tomárselo con calma. La ida me costó más que la vuelta ya que llevábamos más peso y la pendiente, sobre todo al final, es continua. En dos horas y media hicimos tanto la ida como la vuelta al día siguiente.

jueves, 21 de agosto de 2008

Las salinas de Gran Canaria I


Salinas de Tenefé
Lo prometido es deuda. Al final encontré el artículo para poder publicarlo. Lo ha escrito Jesús Quesada y está sacado del Canarias7. Como no estaba en la versión digital no he podido enlazarlo. Así que publicaré extractos literales de la versión en papel.

La ruta de la sal. De las decenas de salinas que tuvo la costa grancanaria sólo quedan cinco, cuatro de ellas en activo. En Arucas está la única sobre rocas y entre Agüimes y Santa Lucía, las cuatro sobre barro. Los salineros se cuentan con los dedos de una mano y no hay relevo generacional para seguir cultivando sus tajos.
Sobre barro y roca las sali­nas han formado parte del paisa­je costero de Gran Canaria duran­te siglos, pero a día de hoy apenas quedan cinco, sólo cuatro en za­fra. Sureste y Norte atesoran los últimos vestigios de un patrimo­nio etnográfico digno de recorrer.

martes, 19 de agosto de 2008

¿Dónde caminar en verano?

Salinas de Tenefé
Cuando el calor aprieta y las ganas de caminar son las mismas, hay que pensarse a donde ir. Mi consejo es que no vayan a la zona sur; lo digo por experiencia propia ;)
Les recomiendo algunos sitios de la isla que son más frescos, como Los Tilos de Moya y el barranco de Los Cernícalos donde hay agua todo el año.
La finca de Osorio es otro lugar en el que podemos disfrutar de la naturaleza sin pasar demasiados agobios ya que hay bastante sombra y el camino no es muy duro.
Como curiosidad, aunque quiero dedicar un post entero a este tema, hay varias salinas a lo largo de la costa que son dignas de visitar. Por la zona norte hay unas en Arucas y otras en Agaete; y por la zona sur hay unas cuatro por Pozo Izquierdo, Arinaga, etc...
En los últimos años se ha estado trabajando en la rehabilitación de estas construcciones tan peculiares. Para mí tienen un gran valor histórico y, en su día, desempeñaron un papel importante para la conservación de alimentos. De hecho, me sorprendió leer que el Castillo del Romeral se creó para defender las nueve salinas, que existían en aquel entonces; de los piratas. Algunas datan del siglo XVII ó XVIII y en casi todas aún se vende sal o están en ello. Lleven un "cacharro" :D que a veces no tienen ni bolsas ;) También aprendí algo nuevo, la flor de sal. Un kilo de este tipo de sal se vende a 8 euros, increíble.

martes, 12 de agosto de 2008

Ayagaures, las Tederas y el pino de Pilancones

La visita a este lugar ya nunca será la misma. No lo será porque ya no está un viejo amigo, el pino de Pilancones. Muchas historias había oído desde pequeño. Como la gente iba al pinar a coger pinocha, como venían de Ayagaures a Tunte para comprar la comida, a casarse :D, a enterrar a sus muertos :( etc... Por eso siempre sentí mucha curiosidad por ir a este sitio.

15/04/2014 Atención: la subida que hicimos desde Las Tederas hasta el Pino de Pilancones está cortada por un desprendimiento. Se puede hacer una variante cruzando el muro de la segunda presa y luego bajar al mencionado pino, el resto del camino es similar.

Desde la primera vez que fui sentí "la magia" de este lugar. Este majestuoso pino llevaba 400 años siendo testigo de todo esto y mucho más. ¿Cómo llegar? Por la carretera que lleva a Palmitos Park cogeremos un desvío a la derecha que nos lleva a Ayagaures. Cerca de las presas es un buen lugar para dejar los coches.

viernes, 8 de agosto de 2008

El Arco del Coronadero y el Barranco Hondo

Arco del Coronadero
Arco del Coronadero
El Barranco Hondo es uno de los barrancos más grandes, por no decir el mayor, y ancho de los que discurren por el Macizo de Amurga hasta la costa de San Bartolomé de Tirajana. Su comienzo está relativamente cerca del Roque Almeida o Talayón y desemboca justo al lado de las salinas de Juncalillo del Sur.

La ruta que voy a describir es la siguiente: machacadora de áridos de Juan Grande - Barranco Hondo - galería - Barranco o Cañada de la Majadilla - Arco del Coronadero - Presa del Conde o de la Monta - Tarajalillo
Además voy a hacer dos referencias a varias variantes realizadas, una hasta mitad del barranco más o menos, hasta una cascada que interrumpe el paso. Y la continuación desde el arco hasta el primer y gran salto de agua que está en el interior de Amurga. 

martes, 5 de agosto de 2008

Una de mis primeras caminatas - Fataga - Amurga - Aldea Blanca

Vistas desde Amurga
Aunque de pequeño había caminado por las laderas, barrancos, etc del pueblo y había hecho alguna que otra acampada a la que habíamos ido caminando, no estaba muy puesto en hacer grandes rutas. Hasta que un día, casi por casualidad, en el trabajo me encontré con un gran aficionado al senderismo, Dimas.

Él me llevó a una de las zonas que más ganas tenía de visitar desde siempre y, posiblemente, una de las más salvajes también, Amurga. Realizamos la ruta Fataga, Amurga, barranco de las Palmas, Aldea Blanca.
Solo fuimos tres personas, Dimas, Alfredo y yo. Sin cámaras de fotos, una pena la verdad. Salimos de Las Palmas de G.C. rumbo a Fataga. El tiempo era lluvioso de hecho los barrancos llevaban agua y la tierra estaba muy mojada.

Desde allí partimos hacia Amurga, "cordillera" entre los barrancos de Fataga y Tirajana. Pasamos la noche en una cueva grande, había unas vistas increíbles y todo medio nublado, medio lluvioso, una visión muy clara ya que estaba todo limpio. Entre bocado y bocado, muchas risas y luego a dormir para terminar de subir por la mañana.

Al día siguiente, todo un espectáculo, una lluvia fina y viento nos esperaban en la cima, ¡fuera chubasqueros! Al llegar arriba nos asomamos por la otra vertiente y la vista seguía siendo muy bonita. Había agua por todos lados. Al bajar el tiempo mejoró un poco e incluso salió el sol por un instante, lo que aprovechamos para darnos un chapuzón en unas charcas. El agua estaba helada pero mereció la pena.

En un día había tenido tantas experiencias que creía que ya no habrían más, me equivoqué. Por último, en nuestra bajada hacía Aldea Blanca, pasamos por el barranco de las Palmas. En este barranco hay una presa inacabada, la cual está al borde de un gran precipicio. Había que subir por unas escaleras hechas en la montaña por los obreros. No hay fotos hechas por nosotros, no hay ruta, no tengo si no los recuerdos. Fue una gran aventura que me gustaría repetir, siempre que haya llovido.

Datos de la ruta:
-Ruta: enlace a la primera parte de la ruta hasta el Talayón y con el punto de la cueva.
-Recomendaciones: No recomiendo la ruta para las personas que se inician en el senderismo, que no estén bien físicamente o tengan vértigo. No ir si llueve, tampoco en los días de mucho calor. Llevar un calzado apropiado y la ruta en el gps.

viernes, 1 de agosto de 2008

Próxima visita al último paraíso: Güi-güi

Gúigüi o Guguy
A medida que vaya organizando mis rutas, fotos, ideas... pondré las caminatas realizadas hasta hoy. De  momento, sólo comentar la nueva experiencia que nos espera. Nada menos que una travesía - acampada a Güi-güi o Gu-guy como dicen los lugareños y a los cuales hay que respetar.

En realidad no es la primera vez que voy, la primera vez fui en barco, y me desilusioné un poco para ser sincero. Cuando alguien te hablaba de este rincón de la isla piensas poco menos que es el paraíso, que lo es, pero cuando tus expectativas son tan altas con poco te puedes desilusionar un pelín.

Pero creo que yendo a pie es como verdaderamente se aprecia su belleza. Ya que Güi-güi, al menos para mí, no es solo la playa sino un conjunto de cosas: el barranco, las vistas, la vegetación, los animales, un sitio alejado en el que "desconectar" de los ruidos típicos de ciudades y pueblos.


Y puede que una de las cosas que lo hace tan bonito sea compartir el duro camino con comentarios, risas, penas... de los que te acompañan. Esperemos pasar unos buenos momentos. Como curiosidad, dejo el enlace de la ruta en wikiloc de la foto. Ya allí nos encontraremos con la realidad del camino, suele pasar ;)

En esta entrada cuento como nos fue a la vuelta.