martes, 19 de mayo de 2009

Ascensión al Teide

En la cima del Teide
Partimos desde el mirador cercano a la estación de teleférico, ya que en el del inicio del camino no había hueco para el coche. Durante unos kilómetros se anda por una pista de tierra que está en muy buenas condiciones.

Al llegar a Montaña Blanca, después de dejar atrás los llamados "Huevos del Teide", la carretera pasa a ser un camino estrecho que serpentea para salvar el gran desnivel. Te da la sensación de que caminas mucho y subes poco, pero de otra forma sería tortuoso.

Se pega bastante la subida pero pasito a pasito se llega arriba. El refugio no se ve hasta que casi estás en él, sólo se ve un poste cercano desde lejos al cual parece que no te acercas. En unas tres horas y media llegamos al refugio, para mi sorpresa había mucha gente; más de la que yo esperaba, unas 50 personas.


El guarda, que como bien dice David, se llama Toño nos recibió, comprobó nuestra reserva, nos enseñó un poco todo y nos dijo algunas normas básicas; como que te tienes que llevar la basura que generes. Después comimos algo calentito para recuperar fuerzas. Hay que tener precaución con el mal de altura.



Dormimos fatal, la almohada me pareció un ladrillo, hacía calor... nos levantamos con dolor de cabeza y cuello. Después de desayunar algo, a eso de las seis salimos para la cumbre, hubo gente que salió horas antes.

Algunos compañeros se adelantaron, quedando Martín y yo más rezagados, debido la confusión de la noche y de los frontales de otros grupos que salieron a la misma vez que nosotros. La verdad es que íbamos algo aturdidos por la mala noche que habíamos pasado. A medida que subíamos nos encontramos mejor y nos unimos al grupo en la rambleta del teleférico, donde nos esperaban y desde donde vimos amanecer. Habría sido ideal verlo en la cumbre, no porque se fuera a ver diferente, sino por estar tranquilos sentados esperando el acontecimiento. Ver el amanecer desde el Teide es, como diría Norberto, maravilloso.

Para nuestra sorpresa, aunque yo siempre he confiado en él, Gustavo ya se había adelantado y fue el primero del grupo en hollar la cima del Teide. Este último tramo es bastante duro, por el desnivel del mismo, la altura que hace que cada paso cueste más y las fumarolas de azufre. Esto último quizás es lo peor e intentaba no respirar mucho por donde eran más visibles.

Al llegar arriba todo era alegría y pudimos disfrutar juntos de las vistas. Desde allí pudimos divisar las cumbres de Gran Canaria y La Palma y de prácticamente toda La Gomera. El Hierro estaba escondido bajo las nubes al igual que las zonas más bajas del resto de las islas.
A la vuelta hicimos una nueva reunión, en la ya mencionada rambleta, para debatir que íbamos a hacer. Algunos/as optaron por bajar en teleférico e ir a recogernos al final del camino. Martín, David y yo decidimos que no podíamos irnos sin ver la Cueva del Hielo. Bajamos y un poco antes de llegar al refugio nos desviamos unos metros a la izquierda del camino para bajar a la cueva. La verdad es que mereció la pena, había bastante hielo, también habían estalactitas y hacía bastante frío con respecto al exterior. Si no sabes que está allí no te das ni cuenta, es sorprendente que entre tanta piedra esté allí.

Cueva del Hielo en el Teide con la escalera de fondo
 Después de una última parada en el refugio, para tomar alguna foto más y reponer energía, seguimos bajando a un ritmo bastante alto. De hecho, desde el teleférico hasta la carretera principal sólo tardamos dos horas y media; y eso contando con las paradas que hicimos. Por el camino nos encontramos a varios inconscientes turistas que empezaban a subir a las once de la mañana, con el calor que hacía ya a esa hora y el que haría horas más tarde seguramente se les hizo el camino muy duro.

Del viaje me encantó todo, la compañía, las risas, la comida, el camino, la convivencia en el refugio, la gente que te encontrabas, los pueblos a donde fuimos y un largo etc... Como siempre la parte logística del grupo, llevada a cabo por Martín, nos ha dejado la ruta hasta el refugio, ruta restante hasta la cumbre, y muchas fotos de las cuales pongo un breve resumen. Les recomiendo esta "aventura" ;)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Bello relato Tony... un apunte: después de tanto aptear para llegar a la cumbre ¿no se les ocurrió sacar la foto cara al sol para que se les vieran los morros?

Un abrazo
Fito

Toni dijo...

Lo hicimos a posta para ir nuevamente ;) jajajaja si picas en la foto se nos ve la cara a todos hombre. Es que el punto más alto era esa roca y no salía la foto desde otro lado estando nosotros ahí subidos.

Tania dijo...

Hola.
Enhorabuena por la existosa aventura.
Muy bunas fotos, en especial la 32, siempre me ha fascinado la variedad cromática del colorido volcánico.. será por eso que estoy deseando hacerme una escapadita por Timanfaya..

Un saludo.

drguez dijo...

Ha sido una experiencia inolvidable, y aunque nos hemos puesto el listón muy alto, estoy convencido de que nos superaremos... ;o)

Anónimo dijo...

Ahora en serio, me hacen sentir un sana envidia... ya tienen dos de "los siete picos de canarias" a saber: ISLAS Canarias: Teide (Tenerife) 3.718
ISLAS Canarias: Roque de los Muchachos (La Palma) 2.423
ISLAS Canarias: Pico de las Nieves (Gran Canaria) 1.949
ISLAS Canarias: Malpaso (El Hierro) 1.501
ISLAS Canarias: Garajonay (La Gomera) 1.487
ISLAS Canarias: Jandía (Fuerteventura) 807
ISLAS Canarias: Peñas del Chache (Lanzarote) 671 o uno de los diez más altos de España (http://www.todolistas.net/go.aspx?i=171&p=3) ¿Se animan a hacerlos todos?

Un abrazo
Fito

drguez dijo...

Realmente hemos estado en más de dos, a saber: Teide, Roque de los Muchachos, Pico de las Nieves y Garajonay, como mínimo, supongo que en Jandía también, aunque no todos han sido pateándolos...

Ummm... Mirando la lista, Huesca tiene una buena pinta que no veas... ;o) Pero bueno, también quedan por ahí las ideas de Azores, el Mont Blanc o el Machu Picchu.

Soñar, qué bello es soñar!

Toni dijo...

Las fotos son cosas de Martín, se lo ha currado. Así que todas las felicitaciones son para él y desde aquí muchas gracias por retratar nuestros recuerdos.

Al Teide hemos subido a pie. Al Garajonay en parte, lo habríamos hecho desde la costa si no hubiera sido por una pequeña confusión campo a través, pero se podría incluir :P Al Pico de las Nieves también lo subiremos en breve, con la circular a Risco Blanco y al Roque de los Muchachos en coche :P pero había otra propuesta por ahí de Martín de ir a pie. Espero que al Hierro vayamos pronto también. Y los demás pues no sé cuando vamos a ir pero podríamos hacerlos :P

Jose dijo...

Las fotos y el viaje son espectaculares, y lo mejor seguro que la convivencia y las risas con los amigos, espero poder ir mi piba y yo en alguno de los viajes que organizareis en un futuro, postdata: ¿cuando vamos a coger la MTB?
Saludos.

Toni dijo...

Pues a ver si cuadran y se apuntan. En cuanto a la mtb ya queda menos, a partir del 12 de Junio podemos ir por las tardes como antes ;) Saludos.

MONSECCA dijo...

Estimad@s
Ante de nada, un saludo desde Tenerife y de un SENDERISTA.
Cuando lo deseen pueden contactar, y estaremos encantados de PATEAR por nuestros rincones de esta / nuestra tierra que es CANARIAS.
Si les apetece, nos pueden ver en este blogs ( monsecca )
Hasta siempre.
FMCL

Toni dijo...

Encantados de que nos visites. Sería un placer. Somos de Gran Canaria, podríamos hacer algún pateo cuando volvamos organizados por ustedes y viceversa si vienen aquí. Saludos.

mafapa dijo...

Pasados unos días desde el ascenso, cuando se tienen las ideas mas claras, sin el mal de altura, sin el colocón del azufre y habiendo remitido el cansancio .... mas me convenzo de que estuvo mucho mejor que genial. El sitio, las anécdotas, las risas, la convivencia, las comilonas ... y sobre todo la compañia.

No soy muy expresivo en cuanto a sentimientos se refiere, pero ha sido una de esas experiencias que te llenan.
Procuraré resumirlo en dos palabras: IM-PRESIONANTE :-DDD

Esperando que hayan muchas mas como ésta, abrazotes a tod@s

Toni dijo...

Martín espero que, como le dije a David, sea un viaje de muchos. Un fuerte abrazo.